LOS AGUINALDOS, UNA TRADICIÓN NAVIDEÑA – CBVF | Bomberos de Floridablanca

Somos la respuesta ante cualquier emergencia Marca 119

LOS AGUINALDOS, UNA TRADICIÓN NAVIDEÑA

Los aguinaldos es una tradición que ha pasado de generación en generación, aunque en la actualidad no se juegan con tanta frecuencia. Era muy divertido jugar con los familiares o amigos, el que perdiera debía entregar un regalo, les dejamos 5 de los aguinaldos más conocidos, la invitación es que recuperemos esos momentos donde se podía compartir, jugar, reír con los seres queridos.

Anímate, gana con el grito MIS AGUINALDOS, te vas a divertir mucho.

1.    El sí y el no

El sí y el no, es el juego más popular de los aguinaldos, de hecho, en muchas emisoras lo escogen para interactuar con su audiencia. El juego consiste en que ninguno de los jugadores puede mencionar la palabra sí o no; es por esto que para ganar deberás hacer muchas preguntas para que cuando la persona diga sí o no, tú grites: ¡mis aguinaldos!

2.    Pajita en boca

Pajita en boca consiste en escoger un dulce o un pedazo de papel y sostenerlo en tu boca. En algún momento del día deberás decirle a tu contrincante: ¡pajita en boca! Él deberá abrir su boca, si no tiene nada que mostrar, sumarás un punto. El jugador con mayor puntaje ganará el juego.

3. Tres Pies

Para jugar tres pies necesitas estar muy atento y concentrado, pues del 16 al 24 de diciembre deberás mantener tus pies juntos para evitar que tu opositor grite: ¡mis aguinaldos! Cuando ponga su pie en medio de los tuyos.

4. Beso robado

El beso robado ha sido cómplice de muchos que empezaron jugando como amigos y terminaron en pareja y es que este juego, como su nombre lo indica, consiste en robar un beso. Así que, atrévete a declararle tu amor a esa persona que siempre te ha gustado, pero no olvides gritar: ¡mis aguinaldos!

5. Dar y recibir

Todo el tiempo nos dicen que debemos dar para recibir. Sin embargo, para ganar este juego tienes que ser muy creativo al convencer a tu oponente de recibir tu regalo; si él accede, tú gritas: ¡mis aguinaldos! La idea será rechazar el obsequio que te ofrezcan y hacer que el otro reciba el tuyo.